[PERLAK] Elkarrizketa gehiago: Basarriri

2022-02-01

Basarriri – 

Bertsolaritzaren presentzia mediatikoari dagokionean, bertsolariaren ahotsa protagonismoa irabaziz joango da hamarkadek aurrera egin ahala.

Lore Jokoen zikloan ez dago prentsan gaiaz testurik argitaratuko duen bat-bateko bertsolaririk, Euzko Pizkundean, Kepa Enbeita eta Iñaki Eizmendi Basarri azalduko dira, eta frankismo garaiko zikloan Xabier Amuriza, Abel Enbeita, Deunoro Sardui, Mixel Aire eta Txomin Garmendia batuko zaizkio Basarriri.

Bestalde, elkarrizketen bidez ere hasiko da ahots hori zabaltzen. 1960ko hamarraldiko txapelketei egiten zaien estaldura informatiboan txapelduna elkarrizketatzea ohiko bihurtuko da, 1935 nahiz 1936ko lehen bi elkarrizketa haiei jarraipena emanez. Basarri eta Uztapide izango dira rol horretan elkarrizketatuko dituzten bi bertsolariak, eta horien ondotik beste bertsolariengana ere irekitzen joango da pixkanaka generoa: Zeruko Argiak lauko elkarrizketa bat eskainiko du (1964/II/16, Lesaka erri politean ’Basarri’, Arozamena, Mitxelena eta ‘Lazkao-Txiki’-rekin berriketa); El Diario Vascok Patxi Etxeberria eta Nikolas Zendoia txapelketako parte hartzaile gisa elkarrizketatuko ditu (1967/III/07, Zorionak! Patxi! eta 1967/III/14, Aurrera Nicolas!); edota jada aipatu dugun Mitxelenari Diario de Navarran egindakoa (1967/VI/15, José Miguel Michelena, campeón de bertsolaris vascos ha intervenido en 2.500 justas poéticas).

Subalternitatearen ezaugarri behinenetako bat da norbere ahotsa entzunarazteko norbere historia osatzeko zailtasuna. Euskal kulturgintzak emango du subalternitatearekin hausteko pausoa lehenengo, eta euskara prentsan agertzen hasiko da geroz eta ugariago. Eta pauso horren eskutik, bertsolariak ere bide bera hartuko du, sinadurak nahiz elkarrizketak ugarituz.

Azken alor horretan inflexio puntu argiena prentsan argitaratutako bi bertsolariren arteko lehen elkarrizketa izango da, Amurizak Lopategiri 1967an egindakoa. Garai hartan bertsolariei egiten zitzaizkien elkarrizketak gazteleraz egiten ziren, hau euskaraz izan zen. Ez alferrik. Bertsolaritza sozialaren garaiak dira, Bigarren Euskal Pizkundea puri-purian dago, eta beste izpiritu bat nabari da bi bertsolarion hitzetan, aro berri bat iragartzen duen jarrera bat.

 

Basarriri

 

XI.I. BASARRIRI

Aipatu da bertsolari bati egindako lehen elkarrizketa Basarriri egindakoa dela eta elkarrizketa gehien egin zaiona ere bera izango da. Bertso Egunean egin zioten omenaldiaren ondoren bertsolaritzaz gogoeta egiten zuen Zeruko Argian (1973/I/14), Leen baino kontentagaitzago da erria; edo bere bizitzari buruzkoak azaldu zituen El Diario Vascon (1978/XII/03): Basarri, ex–ertzaña: “Nunca he trabajado en la clandestinidad’. Aurretik, Jose Artetxek erretratua egin zion 50eko hamarkadaren hasieran (La Voz de España, 1951/IV/05, Basarri, el versolari de la elegancia) eta Francisco Maria Labayenek bisita bere jaiotetxean (La Voz de España, 1951/XI/27, Una visita a ‘Granada-Erreka’ donde hace 38 años nacio ‘Basarri’/Tuvo su cuna en un humilde caserio en donde se comen unas truchas esquisitas’; edo Hernandorenaren txapelketa irabazi ondoren Paristik bueltan egindakoa ere ikusi berri dugu (La Voz de España, 1958/V/20, Basarri triunfador en Paris, Lecuona).

Prentsa historikoan, 1980a baino atzerago topatu dugun azken elkarrizketa ekarri dugu perla sorta honetara. Hiru hamarkada La Voz de Españako zutabegile gisa egin ondoren El Diario Vascora aldatutakoan azken honek, 1978 bukaeran fitxaketa berriaren promozio gisa egindakoa da elkarrizketa.

Egunkari batek egin zion agurrak eta besteak egin zion ongietorriak erakusten dute Basarrik eta bere zutabeak luzaroan izandako itzala. El Diario Vascok azaroaren 30ean lehen orrian argazki eta guzti iragartzen du Basarriren etorrera (La columna diaria de ‘Basarri’/Desde mañana, Nere Bordatxotik), La Voz de Españak azken agurra eskaintzen dion egun berean: Ignacio Eizmendi ‘Basarri’ deja La Voz. Triste noticia, ante todo, para cuantos integramos este peródico, pues, no en vano ‘Basarri’ era aquí una auténtica institución, y como prueba ahí están nada menos que 32 años de servicio brillante e ininterrumpido en contacto con nuestros lectores (…) (‘Basarri’ cede el puesto a Garaiko/Garaiko, nuevo titular de la sección’). Biharamunean El Diario Vascok elebitan dakar ongietorri testua: “Gure Euskalerri ontan ez dut uste nik iñor ba-danik ‘Basarri’ zein dan esan bear zaionik. Eta ala izango ba-litzake len beste batengatik esan izan nuan bezela orrelako orrek ez du merezi gizon au zein dan esatea (…) De tan conocida, la personalidad de nuestro gran vate ‘Basarri’, es algo que se desborda de cualquier tipo de interpretación que quisiéramos dar de su persona (…) su polifacetismo, sin embargo, se entronca siempre en una cualidad: el rigor. ‘Basarri’ es un notario fiel de nuestra tierra en todo aquello que emana del sentir y del pensar del pueblo, y a ello presta su inequivoca calidad de honestidad (…)” (‘Ongi etorri, ‘Basarri’!/¡Bienvenido, ‘Basarri’!’).

Guzti horiek eta berak idatzitako esker oneko testua nahikoa ez eta Puri San Martinek sinatutako elkarrizketa luze bat dakar egunkariak handik bi egunera. Prentsa historikoan topa daitekeen Basarriren elkarrizketa luzeena da, eta, diktadura erori berritan isilean izandako dezente dakartza gainera.

 

Basarri, ex–ertzaña: “Nunca he trabajado en la clandestinidad”, Puri San Martin, El Diario Vasco,1978ko abenduaren 3an XII/03.

 

(…) – ¿Qué hizo usted en la ‘maldita guerra’?

– Fui a Bilbao. Llegue hasta Santader. De allí a Francia, exiliado, tres años. Me sirvieron para aprender francés. Luego, como agarraban a los que volvían, estuve en un batallón de trabajo en Africa.

– Explíqueme eso del batallón de trabajo y lo demás.

(Como respuesta, Basarri va a rebuscar en el cajón de una mesa de escritorio. Vuelve con una cartera de tela kaki militar, de la que saca su carnet de ertzaña, algunos otros papeles de sus veinte años y un certificado de haber cumplido 3 años en el Batallón disciplinario de Trabajo, número 75, de Marruecos.

– Entre el exilio y esto, seis años. Lo mejor de la vida. Y contento. Cuantos quedaron estancados.

– ¿Desde cuando era usted del PNV?

– Entré en las juventudes.

– ¿Su padre también era del partido?

Mi padre no era de nada. Era un pobre labrador que sólo entendía de lo suyo, que no sabía ni palabra de castellano (…)

– ¿Cómo fue que se hizo ertzaña?

– Yo fui al Ejercito Vasco, al batallón Loyola. Entonces nos eligieron a los que mediamos más de 1,80 para la policía, para ertzaña, y nos mandaron a Bilbao para la instrucción. Después de la lucha, salimos en un barco inglés que nos dejó en Las Landas. Y allí trabajé de leñador.

– ¿Era alguna especie de campo de concentración?

– No, no. Trabajamos allí porque de alguna forma teníamos que comer. Luego, en la segunda guerra nos movilizaron a una fábrica de Burdeos.

– ¿Qué se hacía en aquella fábrica?

– Obuses.

– ¿Por qué decidió volver?

– Me llamaba la madre, que viniese, que viniese. Que no habría castigo, que lo más nos caería un año. Pero éramos de la quinta del 34 y nos consideraban desertores. Así tuvimos que hacer en el batallón de trabajadores todo el tiempo que no hicimos en la guerra.

– ¿De sus hermanos, usted es el único gudari?

– Estuvieron dos más. Yo soy el mayor. El tercero, Blas, murió en el batallón Saseta. El segundo, que se llama Segundo, se fue a Venezuela y está al frente de una gran editorial. Ahora se pasa medio año aquí y medio allí (…)

– ¿Sigue siendo militante del PNV?

– He sido siempre. Nunca me he dado de baja (…)

– ¿Cuál es su profesión, a qué se ha dedicado usted?

– Soy agente comercial. Me he dedicado a seguros de vida, pero muy poco.

Después, cinco emisiones semanales de radio, cuatro en euskera y una en castellano… que están en activo desde hace 20 años y aún va teniendo más audición… y la sección diaria en el periódico, no me queda tiempo para nada. Luego la correspondencia, la cosa diaria…

– ¿Cómo fue que empezó a escribir en los periódicos?

– Por el cariño a las cosas, a las costumbres del país. Por eso empecé la campaña esta del deporte rural. Nadie se interesaba hasta que empecé yo. Nadie daba señales de vida. En el año 46 inicié en “La Voz”, de la que no tengo ninguna queja (…)

– ¿Escribía algo en euskera?

– Al principio no permitían. Luego, algo, algo hacía. Los sucedidos y estrofas que se recuerdan e los antiguos bertsolaris, me dejaban intercalar unas pequeñas estrofas (…)

– ¿Desde cuándo es usted miembro de la Euskaltzaindia?

– Ahí está el nombramiento. Desde el 25 de agosto del 61. Pero no de número, ¿eh? Correspondiente (…) Me gusta la cosa natural (…) el euskera popular, el auténtico, no el de laboratorio. Eso no cuajará nunca (…) La unificación, sí, sí. Me parece importantísima. Pero para eso hace falta mucho tiempo (…)

– De nuestros deportes, ¿cuál considera el más completo, el más armonioso?

– El aizkolari. Es el más elegante, el más estético. Es muy viril, muy recio, muy nuestro.

– ¿Cuál pondría en segundo lugar?

– La pelota a mano me gusta horrores. Tengo enorme pena que haya desaparecido el rebote (…)

– ¿Cómo está en este momento el bertsolarismo?

– Me gustaría que viniesen los nuevos retoños. Tienen que distinguirse para los 18 años. Pero no veo ese empuje.

– ¿Está usted contento con la trayectoria de su vida?

– Encantado. No me pesa nada (…) Ahora, soy pacifico en extremo. Hasta demasiado.

La mujer de Basarri, que asiste a la conversación en un apartado de la salita, haciendo como que lee el periódico pero sin que se le escape nada, dice de pronto: “Menudo fraile te ha venido… Vaya confesión”.

Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri Basarriri