[PERLAK] Elkarrizketa gehiago: Uztapideri

2022-02-02

Uztapideri –

Uztapide hiru aldiz izan zen txapeldun 1960ko hamarraldiko txapelketa nagusietan, eta Basarrirekin batera bera da prentsa historikoan bi elkarrizketa baino gehiago egin zizkioten bertsolari bakarra: El Diario Vasco, 1962/XII/28, Vicente Escudero, Uztapide el bersolari nos dice: “Tengo mucho respeto a los participantes del Concurso Mundial, y especialmente al campeón”; El Diario Vasco, 1963/I/03, José Berrialde, Así es y así vive una figura popular del país: “Uztapide”; El Diario Vasco, 1967/VI/11, Jose Acosta, Hoy defiende su título/Visita a Uztapide en su caserio de Ergoyen/Lo que importa es la gran fiesta del euskera. Luego ya se vera quien gana el campeonato.

Lehen txapela irabazi eta bi egunera Berrialdek eginikoa ekarri da hona. Berak luzeen hitz egiten duena delako aukeratu da, baina, horrela izanik ere ez du askorik hitz egiten. Testuaren helburua bertsolariak baserrian duen bizimodua erakustea da, eta ez bertsolariaren hitzetan sakontzea. Izan ere, bertsolari baserritarraren irudia da, Basarrirekiko kontrastean eta bertsolariaren betiko irudikapena berreskuratuz, Uztapiderekin prentsan ongien funtzionatzen duena.

Finalean, Uztapidek abestutako bertso mordoxka bat ere badakartza testuak, gaztelerazko itzulpenarekin.

 

Uztapideri

 

Así es y así vive una figura popular del país: “Uztapide”, José Berrialde. El Diario Vasco, 1963ko urtarrilaren 3an.

 

Cincuenta y cuatro años, su esposa, su hijo, una hectarea de tierra, un caserío y dos vacas

Ergoyen: colinas suaves con pinos y yerbas. Cuatrocientos cincuenta caseríos esparcidos junto a los caminos, solos en las lomas. Al fondo, las peñas de Aya, como algo concreto (…)

Manuel Olaizola Urbieta, va tirando del ramal a un mulo: se lo han dejado para acarrear fierro. Va lentamente y con pasos largos, los pantalones recogidos abajo en las abarcas. “¡Kaxho, Uztapide”. Bay.

Nos dice que le esperemos en la tasca.

Nos sentamos. La mesa es muy ancha y la madera está recién fregada y limpia. Uztapide el versolari nos habla en voz baja y resignada. La tasca está en semi penumbra. Parece como si estuviera muy cansado.

– Aquello fue muy duro. Estábamos muy nerviosos. Una vez pasado ya está, pero estuvimos allí todo el día en lucha y eso es muy duro. Yo nada más terminar cogí un coche y me vine a casa.

– También para Basarri tuvo que ser un día difícil[1].

– Claro. Ante Basarri hay que descubrirse. Es grande. Como versolari es el mejor improvisador, pero es que, además, sabe más que todos nosotros; ha leído y sabe. Los que no sabemos que vamos a hacer: somos como los buenos herreros artesanos que tienen que hacer cosas con el hierro y no tienen herramienta. Nosotros no hemos leído nada, sólo hojas de calendario. Hay que descubrirse ante él.

Uztapide, ¿hay otros versolaris que usted admira y no se han presentado al concurso?

– Pues sí: “Lasarte” de Orio. Lizaso y Aguirre de Azpeitia. Son muy buenos.

– ¿Qué opina de Xalvador?

– Es el número uno en profundidad. Dice cosas serias bien dichas. Nosotros somos más alegres. Mattin es más alegre (…)

Salimos de la tasca y vamos hacia el caserío carretera adelante (…) El va con las manos en los bolsillos, su caminar largo y hablando con voz cansada, pero agradable y sin miedo.

– Eramos ocho y ya sabe, la familia no despacha nunca, pero yo me vine aquí. Yo aquí me case un poco tarde, a los 43 años.

La casa es blanca, con una ventana que da a la carretera y dos al campo (…) Seguimos a Uztapide y entramos en la casa. A la paz de Dios.

Están comiendo. La esposa, el hermano y el hijo. La cocina es reducida y todo da una gran sensación de limpieza. Huele a alubia blanca con morcilla. Da gusto. Uztapide nos presenta a su esposa, a su hermano y a su hijo.

El hijo se llama Manuel, tiene ocho años y va a la escuela: ahora están de vacaciones y acompaña al padre. El hermano trabaja en las minas (…)

Nos sentamos a hablar. Uztapide puso una pequeña granja avicola y llegó a tener 300 gallinas. Vino la peste aviar y se murieron. Fue una gran desgracia. Ahora sólo tienen 20 o así. Hablamos del negocio de las gallinas (…) Hablamos de incubadoras y precio de los pollos. Cuando llegó la peste aviar Uztapide comenzó a cultivar viveros de pinos (…)

Subimos al corral cubierto, que está al otro lado del camino. Hay unas gallinas que entran y salen y Uztapide les echa algo de comer. Fuera hay unas berzas y unos puerros. El muchacho trae dos hazadas para que Aygües saque una foto a todo plan (…) tiene unos perales. Volvemos a la casa. Nos enseña las vacas. Una espera cría. A la puerta, las dos metas de yerba.

(…) Vuelta a la mesa. El padre de la mujer también es bersolari, Iturain; ahora está enfermo.

Les dejamos comiendo.

Uztapide, campeón mundial de juglares en lengua vasca. Un hombre popular en el país. En el pasado año actuó en setenta y tres ocasiones en fiestas, bodas y concursos. El pasado domingo fue el gran día de su vida. Como una apoteosis.

– En el cine es emocionante los aplausos y los gritos de la gente…

Salimos al camino y hay un gran silencio. Comienza a llover suavemente.

[1] Txapela galdu berri du Basarrik.

Uztapideri Uztapideri Uztapideri Uztapideri Uztapideri Uztapideri